Factores que diferencian la impresión offset y digital

impresión offset y digitalEstos son los elementos que son diferentes cuando se emplea un tipo de impresión u otro:

1. Cantidad de ejemplares:

Cuando hay que imprimir una cantidad inferior a 2.000 ejemplares lo más adecuado es la impresión digital. En cambio, a partir de esta cifra, lo más indicado es la impresión offset. El motivo principal es que la tirada es más económica y más rápida en imprimirse.

2. Rapidez del trabajo:

Para los encargos de última hora lo más apropiado es la impresión digital. Una de las principales ventajas de esta forma de impresión es que la tinta sale seca y se puede encuadernar al momento de imprimirse. En cambio, el proceso de impresión offset es más laborioso y tarda varios días desde que se encarga hasta que se obtiene el resultado final. En offset se tienen que generar las planchas, imprimirlas y dejar secar la tinta para después encuadernar el trabajo.

3. Tamaño de trabajo impreso:

Por lo general, los trabajos de mayor tamaño se tienen que imprimir en offset y los de menor tamaño en digital.

4. Soportes de impresión:

La impresión offset permite más tipos de papeles que la impresión digital. A pesar de que esta forma de impresión cada vez acepta más papeles distintos, no acepta los mismos que la impresión offset.

5. Impresión con dato variable:

La impresión digital ofrece más versatilidad que la impresión offset. Esta última, al depender de la generación de planchas, es una técnica de impresión un poco más limitada. Normalmente, en trabajos con dato variable se suele combinar la impresión digital y offset.

A pesar de que la calidad de la impresión de una impresora offset y digital es muy similar, existen diferencias sustanciales entre las gamas cromáticas que aceptan ambos tipos de impresión.

Comparación gamas cromáticas entre impresión offset y digital

gamas cromáticas offset y digital

La impresora offset acepta CMYK, un modelo de color sustractivo cuyo nombre proviene de las iniciales de los colores en inglés Cyan, Magenta, Yellow y Black.

En cambio, la impresora digital acepta tanto CMYK como RGB, un modelo aditivo de colores cuyo nombre está compuesto por las siglas de los colores en inglés Red Green y Blue.

Pero, a pesar de que en impresión digital se puede utilizar RGB siempre es mejor utilizar CMYK, ya que funciona con porcentajes absolutos independientes del perfil de color.

No obstante, este tipo de impresión no acepta el modelo Pantone, un sistema de color que no se basa en la cuatricromía del CMYK. Un modelo que asegura que el color impreso sea exactamente el que se desea y un resultado elegante.

Sin embargo, en muchos colores la impresión en CMYK, RGB y Pantone dejará un resultado muy similar. La diferencia más abismal al utilizar un sistema u otro será cuando se quiera imprimir un color especial con un tono muy específico.

Por todo lo anterior y simplificando mucho la cuestión, podríamos decir que los modelos CMYK y Pantone son los que proporcionan un resultado más fiable y un color impreso más ajustado a tus preferencias.