La carta de restaurante influye mucho en el menú que escogen los comensales. El diseño es clave para que los clientes de un restaurante elijan un plato u otro y para destacar aquello que se le quiere dar más rotación. Para captar la atención del cliente, es fundamental saber cómo hacer una carta de restaurante original.

En BM Distribucions disponemos de  una amplia gama de soportes y formatos para que la carta de tu restaurante  sea original y te permita captar mejor la atención del público que acude a tu local.

¿Cómo crear una carta de restaurante?

La carta de tu restaurante tiene que tener en cuenta los siguientes aspectos: los platos y bebidas que incluirás, cómo se distribuirá el contenido, la tipografía que tendrá la letra impresa y los colores que utilizarás.

Teniendo en cuenta estos elementos imprescindibles de una carta de restaurante, te recomendamos lo siguiente:

¿Qué alimentos destacar? ¿Cómo distribuir los contenidos?

Se recomienda que primero se incluyan los platos que estimulan el apetito del cliente, como los entrantes, los platos de picoteo, los aperitivos, etc.

Después de estos alimentos, se suelen incluir los platos más ligeros. Es decir, las pastas, los arroces, las ensaladas, los bocadillos, los sandwiches, etc.

Una vez ya se han destacado estos dos tipos de alimentos, se publicitan los platos principales y con más consistencia como, por ejemplo, las carnes blancas, las carnes rojas, los pescados o los platos con receta propia (platos de la casa).

En último lugar, se colocan todos los tipos postres y las bebidas más destacadas que se sirven en el restaurante.

Para ser original, es muy importante que revises los platos que ofreces en la carta. Si lo haces así, proporcionarás cada poco tiempo una sorpresa al cliente habitual que mantendrá su interés por el local durante mucho tiempo.

¿Cuál será el diseño?

La estética es uno de los aspectos más importantes de la carta de un local de restauración.

La regla número 1 para diseñar la carta de un restaurante es que su estética guarde relación con el estilo del local.

El tipo de papel que se utiliza para imprimir el menú también es importante. El papel couché es uno de los más habituales, ya que se adapta muy bien al negocio. Es impermeable y, si se ensucia, se puede limpiar.

La tipografía de la carta debería tener un tamaño equilibrado, que se pueda leer correctamente y un color oscuro sobre fondo claro.

¿Qué colores utilizar?

Es muy importante saber escoger bien los colores de la carta, ya que estos producen efectos distintos en el comensal.

En este aspecto, lo más recomendable es que se escojan colores que evoquen bienestar y frescura como el color verde.

También funcionan muy bien los colores naranjas, ya que está demostrado que estimulan y despiertan el apetito.

Otros colores como el amarillo imprimen un toque divertido a la carta  que nunca está de más.

Hay que evitar a toda costa aquellos colores opacos y oscuros que transmitan un efecto negativo en el comensal.

Cartas de restaurantes originales, mejor que plantillas

Si quieres transmitir una imagen de empresa seria y consolidada en el sector, tienes que apostar por un diseño original en toda la imagen corporativa de la misma.  También en las cartas que ofreces a tus clientes.

Diseñar una carta de restaurante propia es una forma excelente de transmitir profesionalidad al cliente que se sienta en una mesa para degustar los platos que ofreces.